“Dicen que la vida sigue, pero yo estoy muerta desde que mi hijo desapareció”

Tras ocho años de búsqueda, el dolor por no saber sobre Ángel se mantiene intacto

Han trascurrido más de ocho años desde la última conversación con Ángel, tiempo que parece más largo para Luz que aún llora por no saber nada sobre su hijo, aun se angustia, se preocupa y siente la impotencia que la ha invadido desde aquel noviembre de 2012 cuando Ángel desapareció.

Con un nudo en la garganta, lágrimas en los ojos y manos temblorosas, la mujer de 64 años aprovecha el tiempo entre la llegada de un cliente y otro a su negocio para hablar sobre lo que se ha convertido en su tormento.

De origen Guerrerense, Luz y su familia se fueron a probar suerte a Nayarit hace ya muchos años, sin embargo, en 2011, la inseguridad que se vivía en dicho estado los llevó a tomar la decisión de cambiar de lugar de residencia y eligieron Puerto Vallarta, Jalisco, “había mucha matanza y secuestro en Nayarit, estaba muy feo. Y mira lo que nos pasó”

Aquella noche de noviembre, Ángel salió con su pareja sentimental a comprar medicamento para su madre pero se regresaron, al parecer vería a un cliente interesado en uno de los coches que Ángel vendía; minutos después, Luz se percató que su hijo ya no estaba y desde entonces no lo ha vuelto a ver.

Con un padecimiento en las rodillas que le impide estar presente en las búsquedas que se hacen en campo, Luz ha tenido que depositar sus esperanzas en las redes sociales, “no les entiendo todavía muy bien, he tenido que aprender y ya estoy perdiendo la vista de estar pegada todo el tiempo buscando noticias e información”, mencionó.

Buscar a una persona desaparecida en Jalisco es nadar contra corriente, Luz no ha recibido respuesta alguna por parte de la autoridad y por momentos piensa que ni siquiera están buscando, pero ella, no descansará hasta encontrarlo, señala, “necesito saber dónde está, le pido tanto a Dios, la verdad vivo con pura depresión. Todos me dicen que la vida sigue, pero para mí se detuvo”

Para Luz, la tranquilidad y el gusto por vivir se fueron junto con Ángel, de vez en cuando ella habla con su ausencia, le dice lo que quisiera que su hijo escuchara, “le diría q lo amo, lo extraño y que me hace mucha falta sin él ya nada es igual, estoy muerta en vida”-

Luz espera recobrar la tranquilidad en su vida y deshacerse de esa incertidumbre que la persigue desde que su hijo no está, y entre toda esa angustia también tiene un mensaje para aquellos que podrían habérselo llevado, para quienes le arrebataron la presencia de su hijo, “a los malhechores les suplicaría me lo devuelvan o me digan dónde está, esté como esté, solo quiero saber dónde está”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: