Ser mamá y luchar contra la pandemia

La pandemia le ha arrebatado a Lydia muchas cosas, pero una de estas no la alegria de ser madre.

Una mujer luchadora, sin miedo al cambio y enfocada en el presente, así es Lydia Galván, joven soñadora que a sus 33 años ha logrado cumplir casi todas sus metas, “sí, casi todas sus metas”, porque en unos meses enfrentará el reto más grande que la vida le ha puesto enfrente.

Lydia, es diseñadora gráfica y actualmente colabora para una reconocida marca de bolsos; desde hace unos meses, decidió aventurarse y emprender un negocio propio junto a su novio Daniel, las cosas marchaban bien, hasta que la pandemía por Covid-19 llegó y los hizo tambalear.

Lo que parecía ser un cierre durante solo unos días se convirtió en un cierre de semanas, las complicaciones comenzaron a llegar una tras otra, y así la pareja las fue enfrentando juntos.

De forma inesperada, como llegan todas las sorpresas, en el mes de diciembre Lydia recibió una noticia que le cambiaría la vida, de inició se trató de algunas sensaciones inhabituales en su cuerpo acompañadas del retraso en su perdiodo menstrual, entonces decidió hacerse una prueba casera de embarazo, el resiltado: positivo.

Al saber que sería mamá, se llenó de alegría, amor y esperanza, supo que dentro de todas las dificultades, un ser estaría formándose en su vientre, y aunque lo haría en medio de la pandemia, el cariño y apoyo de sus seres queridos la hizo sentir fuerte en la tempestad.

Pasaron las semanas y Lydia comenzó a tener miedo, los casos de Covid-19 no acababan y el contacto con los clientes se convirtió en un motivo de preocupación. Reforzó sus medidas sanitarias, contrató empleados y se cuidó para no contagiarse, sin embargo, fue inevitable, en abril, con cinco meses de embarazo, se contagió.

Fueron momentos complicados y días de confinamiento en los que si bien pensaba en ella, lo hacía mucho más por su bebé, porque sabía que si la enfermedad empeoraba los síntomas mermarían su salud.

Bajo un estricto tratamiento médico, Lydia enfrentó al Coronavirus, algo que no fue sencillo, porque al igual que ella, su madre y abuela materna también estaban contagiadas.

El golpe más duro lo vivió el día 8 de abril, cuando su abuelita Luisa falleció, vencida por el virus, que se aprovechó del cansancio y los 91 años de vida de la mujer.

Lydia no solamente se enfrentó al dolor de perder a una de las mujeres que más amó en su vida, además tuvo que lidiar con la impotencia y frustración de no poder acompañar a su abuela en su fallecimiento, y se tuvo que conformar con despedirse de ella a bordo de su auto, desde donde vio de lejos salir el féretro de la iglesia.

Las lágrimas cesaron al paso de los días, el amor de sus padres, su hermana Sonia y su novio Daniel, la hicieron fuerte, y aunque constantemente le llegaban los recuerdos, decidió reabrir el negocio, y retomar sus actividades, pues si bien había una vida que lamentar, otra más está por venir.

En medio de lo ocurrido, ser madre es algo que emociona a Lydia, un anhelo all que aspiraba desde hace algunos años, y que ahora tendrá la fortuna de alcanzar. Hasta hace unas semanas supo el sexo de su bebé, fue algo que la llenó de alegría y que la reanimó, pues dijo: “este sí es amor verdadero”. Ahora, sólo le preocupa decidir cuál será su nombre, de qué diseño plasmarán en su habitación, y claro, a qué escuela decidirán llevarlo.

Ser madre en tiempos actuales no es sencillo, ser en una pandemia es aún más complicado y que actualmente ocurre en aislamiento, sin un baby shower que celebrar, ni fiestas para recibirlo, el pequeño que viene tendrá el cobijo de sus padres, y la compañía de sus familiares más cercanos.

Y aunque le faltan meses para convertirse en madre, este 10 de mayo, será completamente diferente, y no sólo por sufrir la pérdida de su abuela, sino porque vivirá en carne propia la felicidad y el sentimiento que alguna vez su mamá le advirtió que sentiría, «cuando seas madre vas a entender»

Podrá entoces fortalecer el lazo con esa mujer que entregó parte de su cuerpo para ver nacer a Lydia y sus hermanas, comenzará a recorrer el camino de la maternidad, y sabrá entonces lo que es “el verdadero amor”.

¡Feliz día de las Madres!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: