Tapatía es detenida en Colima, la acusan del robo de su propio auto

Erika pensaba pasar un fin de semana en familia, pero terminó en una celda de manera injustificada

Un viaje recreativo en familia a Colima, se convirtió en la peor experiencia para Erika, una tapatía, que, de manera injusta, fue detenida y tratada como delincuente acusada de robo de vehículo, y aunque posteriormente fue liberada, las autoridades del vecino estado no le han regresado el automotor que en 2016 adquirió en una agencia y del cual ha sido única propietaria.

Erika González viajó el 30 de mayo a Comala, Colima, donde todo transcurrió de manera satisfactoria hasta que emprendieron el viaje de regreso a Jalisco.

Erika y su familia se toparon con un retén de al menos cuatro vehículos oficiales con agentes armados de la Fiscalía de Colima, pero no se trataba de un operativo de seguridad o punto de inspección en la zona, sino de una acción emprendida por los oficiales para interceptar a la mujer nacida en Guadalajara.

Los oficiales le hicieron saber a Erika que habían detectado una alerta de robo de vehículo cuando su auto cruzó el llamado Arco C5i, que es parte del sistema de video vigilancia que recientemente inició operaciones en la mencionada entidad y que consta de cámaras capaces de detectar placas de automotores que pudieran haber estado involucradas en un acto ilícito.

Erika dio sus argumentos sobre la imposibilidad de que su auto fuera robado por lo que los oficiales le pidieron pasar por el cerco de seguridad una segunda ocasión, en la cual supuestamente volvieron a detectar la alerta de robo, fue entonces que le pidieron a Erika que acudiera a las instalaciones de la Fiscalía Estatal.

“Llegando a las instalaciones de la Fiscalía en Colima me informaron que estaba detenida y que retiráramos todas las pertenencias tanto yo como mi auto”, explicó Erika. La noche de ese mismo 30 de mayo, Ricardo Gómez Camarena, esposo de Erika, se trasladó a Colima con todos los documentos que le acreditan como legal propietario del automotor.

No obstante, a pesar de entregar identificación de ambos, acta de matrimonio, copia carta factura del vehículo, contrato de compra, copia de la tarjeta de circulación, el último comprobante de pago de mensualidades y la impresión de la hoja del Registro Público Vehicular (Repuve) donde se acredita que no existe reporte de robo sobre ese automóvil, Erika tuvo pasar la noche en una celda.

“Me dieron mi libertad hasta el 31 de mayo de 2021 a las 3:00 pm, sin la devolución de mi automóvil, que de forma injusta me fue confiscado”, mencionó la tapatía que le pide a las autoridades de Guadalajara y al gobierno encabezado por Enrique Alfaro, que intervengan en este caso, pues considera injusto que las autoridades de otro estado actúen de manera arbitraría contra un ciudadano Jalisciense como ocurrió en su perjuicio.

Erika exige que le sea regresado su automóvil y que además se le condonen todos los gastos correspondientes al arrastre y por resguardo en el corralón, así como cualquier otro que surja derivado de esta situación en que existe un evidente atropello contra ella y su familia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: