Jubilados gastan pensión en medicinas

Según testimonios no se ha cumplido el compromiso para surtir medicamentos e insumos a las Unidades Medicas Familar

El Instituto de Pensiones del Estado (IPEJAL) parece estar sumergido en una cloaca donde las pensiones doradas flotan en lo que apenas es la superficie, pero mientras se observa más al fondo, se pueden ver problemas que ahogan a los jubilados en la desesperación, uno de ellos: la falta de medicamentos, que de acuerdo a testimonios ya genera consecuencias que van más allá del retraso en los tratamientos de pacientes.

El desabasto de medicinas en las unidades médicas del IPEJAL es un problema al que no se le encuentra solución, se trata de un rubro “que ha estado mal atendido desde que empezó esta administración”, explicó Victoria Álcantar Martín, maestra jubilada, actualmente ciudadano aval de la Unidad Médica Familiar (UNIMEF) Federalismo.

El compromiso de las actuales autoridades era que “diez días después de la licitación que fue el 12 de julio, iban a estar cubiertos a la totalidad los medicamentos», sin embargo no ha sido así y los afectados son los pensionados.

Pero la situación no se limita a la carencia de medicinas, también faltan los insumos y la capacitación al personal de algunas clínicas, pues de acuerdo al testimonio de un trabajador de la UNIMEF de la Pila Seca, se han practicado amputaciones que pudieran haberse tratado y evitado si se tuviera el material adecuado, «En la de nosotros como es una clínica de primer nivel teníamos anteriormente un área de clínica de vida, esa área se cerró y no se ha abierto», señaló el entrevistado.

Ante la molestia de los afiliados del IPEJAL que requieren medicamento, la institución ha optado por ofrecer dos opciones: esperar a que lo surtan en la unidad médica que le corresponde o comprarlo ellos mismos y esperar el reembolso, proceso que puede tardar entre quince días y dos meses, lo que representa un problema si el medicamento se termina antes de que sea reembolsado.

Victoria Álcantar, quien se encuentra convaleciente debido a una cirugía está siendo testigo directo de las carencias que se tienen en el área médica del IPEJAL «No tenemos derecho a curaciones, sales de una cirugía y pagas tus gasas, y todo el material necesario, especialmente en mi caso, algunos días tuve que pagar 700, 800 pesos de gasas, es una cantidad muy fuerte y no es un caso único».

La maestra jubilada propone además que se entregue un kit básico de curaciones a quienes están en proceso post quirúrgico, sin embargo, es algo que parece distante en un Instituto incapaz de solventar servicios para los que fue creado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: