Hogares vulnerables

En los últimos años, se ha venido acentuando la violencia e inseguridad en todo Jalisco. Poco a poco el estado de derecho se ha venido debilitando y a su vez  se  fortalece la delincuencia organizada. En no pocos casos hay una simbiosis entre autoridades y delincuencia organizada. Ambos aparentemente “ganan”. Pierde el pueblo en general.

Lamentablemente a tan solo unos meses de distancia tenemos varios casos en los que grupos delincuenciales entran a domicilios de particulares, y se llevan sometidos a jóvenes, privándolos de su libertad. (Cometiendo el delito de desaparición forzada). En la mayoría de los casos con desenlaces fatales. En los que impera la impunidad.

Dos hermanos de apellido Covarrubias Martínez, ambos estudiantes de la Universidad de Guadalajara (UdeG), fueron privados de su libertad por un comando dentro de su casa.

Trascendió que iban acompañados por policías municipales del municipio, quienes les indicaron: “tienen 10 minutos para hacer, lo que tengan que hacer”. El hecho ocurrió el 15 de marzo del año que antecede, a las 6 de la tarde, cuando José de Jesús, de 21 años, estudiante de la carrera de Ingeniería en Energía, y Abraham, de 20 años, aspirante a la licenciatura de Derecho, se encontraban en su domicilio de Zalatitán, en el municipio de Tonalá.

En el municipio de Guadalajara, con violencia un grupo armado ingresó a una finca de la colonia San Andrés, y privó de la libertad a tres estudiantes: Luis Ángel González Moreno de 32 años; José Alberto González Moreno de 29 años y Ana Karen González Moreno de 24. En esta ocasión, entraron 8 hombres armados con chalecos antibalas, armas de alto calibre, tumbaron la chapa de la puerta, entraron a la fuerza. Lo último que vieron testigos fue que los tres fueron subidos a una camioneta en color rojo. Además de estudiar, cada uno trabajaba y de esta manera corrían con sus gastos y apoyaban a sus familias.

Los cuerpos de los tres jóvenes fueron hallados sin vida días posteriores a la sustracción, en un predio del poblado de San Cristóbal de la Barranca, en la periferia de la zona conurbada de Guadalajara. La versión de las autoridades fue que se trato de una confusión.

En el municipio de Zapopan, sujetos armados que dijeron ser agentes de la Fiscalía Estatal, privaron de la libertad a un joven, de nombre Carlos Maximiliano Romero, de 18 años.

En este caso la víctima fue un estudiante de la carrera de diseño gráfico del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) de la Universidad de Guadalajara. En la colonia la Tuzania. Antes del “levanton”, la familia de Maximiliano, se percato que una mujer merodeaba la finca, por lo que Carlos Maximiliano salió simulando que tiraba la basura, para indagar qué quería ésta, sin embargo ahí fue interceptado por al menos cuatro hombres de entre 20 a 25 años, los cuales estaban armados y uno de ellos llevaba una placa, argumentando que pertenecían a la Fiscalía del Estado. Hasta el momento, nada se sabe de Carlos Maximiliano.

Uno de los casos más recientes, que cimbró a la sociedad jalisciense fue el de Eduardo Salomón Puertos Gaytán, quien era un joven de 16 años que fue sustraído de su hogar cuando cuidaba a sus cuatro hermanos menores de edad, privado de su libertad y asesinado por hombres armados.

Su cuerpo fue hallado en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, uno de los municipios más violentos e inseguros de México. En el que la delincuencia organizada sentó sus reales y tuvo un crecimiento exponencial. A Salomón se lo llevaron el 4 de febrero, de este año, cuando fue sacado de su propio hogar, en el fraccionamiento Hacienda de los Fresnos 2, por hombres armados.

Las autoridades de Jalisco, señalaron que por medio de una orden de cateo realizó un operativo de búsqueda de manera permanente en distintos puntos de la zona. En total catearon seis fincas y en una de ellas localizaron cartuchos, chalecos tácticos, objetos contundentes, objetos punzocortantes, pasamontañas y vehículos utilizados en el crimen. El 6 de febrero, la Fiscalía de Jalisco informó que fue localizado el cuerpo de

Eduardo junto al de otro hombre del que no se han dado detalles. El gobernador de Jalisco anunció que tenía “buenas noticias”… con la detención de un supuesto asesino. Blanca Jacqueline Trujillo Cuevas, titular de la Fiscalía Especial en Personas Desaparecidas, confirmó que el adolescente Eduardo Salomón Puertos Gaytán fue asesinado porque los responsables lo confundieron “una vez más” con otra persona. Una confusión más… Dijo que él era una persona tranquila y que no tenía ningún vínculo con la delincuencia organizada.

De forma desesperada, las autoridades de Jalisco, han puesto en marcha una vez más los retenes, volantas, o módulos de seguridad… haciendo detenciones al azar, tal como se hacía a mediados del siglo pasado. Lo que demuestra falta de inteligencia y logística para combatir a la delincuencia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: