Es asunto de clases.

No es un secreto que nuestro gobierno municipal se debe a sus proveedores y financiadores, tampoco es un secreto que mientras medio municipio se ve marginado, excluido y con deficiencias en servicios. Nuestros “distinguidos” servidores y representantes están disfrutando de vacaciones en otros continentes o rezando en el Vaticano por el bienestar de sus familias. Porque podrán ser clasistas, pero siempre creyentes.

En la últimas semanas hemos visto cómo cierto sector de la sociedad Tlajomulca, es sancionada por el “uso irracional del agua” estrictamente prohibido quedó el uso de albercas, definitivamente algo que nunca ha tenido este gobierno es conciencia social, pues recordemos que en corredor López Mateos la mayor parte de las viviendas y fraccionamientos privados tienen albercas, así como se consumen cantidades impresionantes de agua, para el regado de los campos de golf y jardines privados.

El asunto no es solo el cuidado del medio ambiente, pues ese nos concierne a todas las personas que en este mundo habitamos. Sin embargo también debemos recordar que la conciencia sobre el medio ambiente , no puede darse sin conciencia social y de clase. Pues las sanciones y los castigos vienen con mayor severidad a las personas de colonias populares. Quienes además de ser exhibidas en las redes sociales oficiales del gobierno municipal. Se hacen acreedoras de multas.

El mundo se encuentra en una situación crítica en cuestiones de medio ambiente y algunas personas actúan sin prevención, ni cuidado alguno.
Pero acá en las “casitas” nos tandean el agua, o la quitan por días, nos castigan y nos ridiculizan con sus fotos. Cosa que quizá nunca hemos visto en el otro lado de Tlajomulco, pues como dicen algunos ex candidatos “López Mateos paga la mayor parte de impuestos, ciertos privilegios debemos tener.”

…Y entonces entendemos que ni el agua es de todos, y menos Tlajomulco que durante ya casi 5 años usó como lema tal cosa y hoy sabemos que le pertenece solo a unos cuantos y uno que otro iluso qué cree que la meritocracia le dará algún día, el lugar de ser quien oprima y nunca más el de ser el oprimido.

Mientras la política no deje de ser un escalón al privilegio, incluso quienes acá en las casitas vivieron, se vuelven aspiracionistas de vidas costosas. Olvidando que sin conciencia los municipios no avanzan, no son iguales y como siempre lo sostienen las personas que menos privilegios tienen.

“Cuidar el agua es una responsabilidad de todas las personas”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: